Hasta que la muerte los separe

Vestidos de blanco, eufóricos y ciegos

se juran amor eterno, fidelidad y compañía

un amor que se vuelve frágil,

endeble y fugaz

un amor que es terno hasta el primer ‘‘no más’’

un amor ciego, sin color y vida

un amor vespertino

voluble, estricto.

No estoy en contra del amor

mucho menos del matrimonio

pero ingenuos aquellos que

sosegados de una monotonía

se juran amor eterno cuando

tan solo tienen nociones de semejantes palabras.

Felices sean, por siempre

hasta que la muerte los separe,

y oro para que esa muerte

no sea la del amor.

—Diana Cont

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s